Los tratamientos quirúrgicos

La artroprótesis es la única terapia eficaz para la curación de la coxartrosis. La operación quirúrgica sustituye la articulación enferma con la consecuente desaparición del dolor de la artrosis.

La prótesis de cadera representa la única terapia posible en caso de degeneración avanzada de la articulación.

Se trata de la sustitución quirúrgica de la cabeza del fémur y del acetábulo con componentes artificiales para reproducir lo más fielmente posible todos los movimientos de la articulación dañada.

La prótesis está formada por diversos componentes:

• el cotilo, en forma de copa, que sustituye el acetábulo, se introduce a directo contacto con el hueso.

• la inserción del cotilo, se fija en la cara interior del cotilo y constituye una de las dos superficies articulares de la prótesis porque, siendo cóncavo, “acoge” en su interior la cabeza femoral fijada en el vástago.

• la cabeza femoral (o “cabecita”) es fijada en el vástago y, gracias a su forma esférica, articula con la inserción del cotilo.

• el vástago que se introduce en el canal femoral y se integra con el hueso; la cabeza de la prótesis se fija en su porción proximal.

La operación de artroprótesis de cadera, llevada a cabo rutinariamente en los centros especializados, prevé la eliminación del cartílago desgastado en el interior del acetábulo para preparar la porción de hueso que acogerá el cotilo. En seguida el cotilo es colocado dentro del acetábulo para “revestir” la vieja superficie ósea.

La segunda fase de la operación prevé la remoción de la cabeza del fémur desgastada y la colocación dentro del canal femoral del vástago que actúa con el cotilo formando la nueva articulación.

En este caso se tratará de artroprótesis total de cadera, para distinguirla de la artroprótesis parcial o endoprótesis, que prevé solamente la sustitución de la cabeza femoral. La operación de endoprótesis está indicada en casos de fracturas del cuello del fémur cuando la superficie cartilaginosa está todavía sana pero el hueso fracturado difícilmente se curará; es suficiente entonces que se sustituya solo la parte fracturada, es decir el cuello y la cabeza del fémur, con un vástago cuya cabeza embone con el acetábulo sano.

COMPLICACIONES

Aunque la operación de artroprótesis de cadera la lleven a cabo cirujanos especializados, represente la solución al problema del dolor de la artrosis  y en la mayoría de los casos obtenga resultados exitosos, como todas las intervenciones quirúrgicas puede causar problemas que necesiten seguir con las curaciones.

El evento inmediato más desagradable es la luxación de los componentes. En este caso la cabeza de la prótesis “se sale” de su sede (el cotilo) por un movimiento de la articulación. Por este motivo a los pacientes se les enseña a que eviten los movimientos con riesgo de luxación durante las primeras semanas posoperatorias, en espera de que los tejidos alrededor del implante cicatricen.

Aunque siempre se lleve a cabo una profilaxis antibiótica perioperatoria, la incidencia de infección es muy baja pero puede requerir la continuación de las terapias.

DURACIÓN DEL IMPLANTE

Muchos estudios han demostrado que la mayor parte de los implantes han durado hasta veinte años después de la primera operación.

De todas formas es inevitable a lo largo del tiempo que haya un “despegamiento” o movilización de los principales componentes de la prótesis (cotilo y vástago) que provoca dolor a la cadera con prótesis. Las causas pueden ser mecánicas, debidas a la falta de integración ósea entre el hueso huésped y la prótesis, o biológicas, por el desgaste de un componente de la prótesis. El desgaste provoca la formación de un tejido de cuerpo extraño alrededor de la prótesis erosionando el hueso cerca del implante.

Los controles clínicos y radiográficos periódicos de la cadera con prótesis son útiles para captar los primeros signos de movilización e impedir daños óseos que una prótesis despegada puede producir con sus movimientos.

En caso de movilización de uno o de ambos componentes se puede proceder a su remoción y sustitución con un nuevo componente (operación de revisión protésica). Para operaciones de revisión compleja el cirujano ortopedista dispone de modelos de prótesis adecuados para remediar la carencia de hueso que impide la implantación de una prótesis tradicional.

Otras causas de fracaso de la prótesis de cadera pueden ser la luxación recurrente de la prótesis que puede provocar la inestabilidad del implante o desgaste de la componente cotiloidea , la ruptura de un componente de la prótesis  después de un trauma violento  o por traumatismos menores pero repetidos, o la fractura ósea, sea en el cotilo sea, más frecuentemente, en el fémur.

Artroprótesis de cadera: radiografía de control 19 años después de su implante

1. COTILO integrado en el hueso acetabular.

2. INSERCIÓN de polietileno fijada en el cotilo (el polietileno se puede identificar por el hilo metálico que lleva en su borde dado que el material es radiotransparente y por lo tanto no es visible a los rayos X)

3. CABEZA de cerámica, esférica, fijada en el vástago

4. VÁSTAGO protésico integrado en el hueso femoral

PRECAUCIONES POSOPERATORIAS

Para evitar la luxación de la prótesis en fase posoperatoria, damos algunos consejos que hay que seguir en las primeras 6 semanas después de la operación de artroprótesis de cadera, hasta que no se haya logrado la estabilización de los tejidos blandos. En esta fase delicada es importante seguir atentamente las indicaciones del propio medico de cabecera.

  • El traslado a casa:

En automóvil es aconsejable utilizar el asiento posterior (si el auto es de 4 puertas), reclinando el asiento de manera confortable, poniendo uno o dos cojines debajo de la cabeza o espaldas para evitar hundirse. Quien no posea un automóvil de 4 puertas, tiene que sentarse en el asiento anterior con dos cojines y la espaldera reclinada para reducir al mínimo la flexión de la cadera.

  • Es aconsejable utilizar un bastón recogedor para no doblarse excesivamente hacia adelante, las manos no tienen que descender más abajo del nivel de las rodillas.
  • Al ponerse de pie, no inclinarse hacia adelante sobre la silla; llevar hacia adelante primero las caderas, levantarse luego de pie. En general no dejar que los hombros queden más adelante de las caderas al sentarse o al levantarse.
  • Emplear un utensilio para coger las cobijas cuando se está en la cama, no doblarse para alcanzarlas.
  • No cruzar las piernas, al estar sentado, de pie, o boca arriba.
  • No sentarse demasiado bajo en la taza del inodoro o en una silla. Utilizar un adaptador para elevar la taza del inodoro  y en los asientos bajos de la silla poner cojines. Seguir usando el adaptador de la taza del baño incluso después de que haya sido dado de alta en el hospital y hasta que no lo autorice el médico de cabecera (unas 6-10 semanas).
  • En la cama utilizar un cojín entre las piernas y mantenerlas ligeramente dobladas; esto porque las extremidades inferiores no tienen que cruzarse o encontrarse internamente.
  • No estar de pie con los pies encontrados internamente. Al estar sentados, no dejar que las rodillas giren internamente.
  • Al sentarse, hacerlo con las rodillas alargadas.
  • No acostarse del lado de la cadera operada hasta que el médico no lo autorice.
  • No cruzar las piernas mientras camina, sobre todo al girarse.
  • Evitar sentarse de tal forma que las rodillas queden más altas que las caderas.
  • No tratar de entrar en una tina de baño sin poner una silla en la misma; en general, es mejor si alguien lo asiste.
  • Seguir usando las muletas o el deambulador hasta que lo diga el médico.
  • Evitar estar sentado por más de 1 hora antes de levantarse y de hacer ejercicios de estiramiento.
  • Se puede volver a conducir después de 6 semanas de la operación solamente si se tiene un buen control de la extremidad operada y si se logra mover fácilmente el pie del acelerador al freno con un esfuerzo mínimo.
  • De noche, acostarse en la cama del lado correspondiente a la extremidad sana (del lado derecho si la extremidad operada es la izquierda). Evitar girar el tronco hacia el lado de la extremidad interesada, que sería como girar la extremidad hacia el interior.
  • Tratar de acostarse en la cama  sin almohada, por lo menos 15-30 minutos al día para prevenir que se vuelva rígida la parte anterior de la cadera.
  • Si se piensa que la tumefacción de la extremidad ha aumentado después de haber regresado a casa, tratar de levantar el pie (recordando inclinarse hacia atrás); si la tumefacción persiste, contactar con el médico. Contactar con él también si se advierte dolor en la pantorrilla. Se recuerda que, hasta que no se cargue completamente sobre la extremidad, los músculos no pueden desempeñar su función de bomba, por lo que la extremidad tenderá a hincharse hasta que no se haya restablecido la carga completa. La tumefacción generalmente desaparece durante la noche.
  • Subir las escaleras: subir primero con la extremidad sana, teniendo las muletas en la grada inferior, hasta que ambos pies no estén en la grada superior, colocar luego ambas muletas en la grada. Si es posible, sujetarse al pasamanos.
  • Bajar las escaleras: colocar las muletas en la grada inferior, descender luego con la extremidad operada y después con la extremidad sana. También en este caso si es posible, sujetarse al pasamanos.
  • Se aconseja usar a largo plazo una muleta (o bastón) en la mano contraria a la extremidad operada para reducir al mínimo las fuerzas que pesan cotidianamente en la prótesis de cadera y para prolongar la duración del implante.

El período de rehabilitación cambia según el caso específico. Normalmente al concluirse ese período el paciente podrá desempeñar la mayor parte de las actividades de la vida cotidiana.

El paciente podrá  regresar a una vida sexual normal después de 4/6 semanas de la operación según el caso. El terapeuta  y el médico cirujano le indicarán cuáles son las posiciones que no ponen en peligro el implante.

Podrá reanudar la actividad laboral como antes o tendrá que readaptarla teniendo en cuenta el tipo de operación que se le hizo y el tipo de profesión.

Podrá reanudar la actividad deportiva con mucho cuidado, puesto que algunos movimientos repetidos podrían favorecer el desgaste del implante. Sin embargo muchas actividades son compatibles con la prótesis de cadera. En la siguiente tabla indicamos algunas actividades recomendadas a largo plazo después de una prótesis total de cadera o de rodilla.

Muy buenas, vivamente aconsejadas   Buenas, recomendadas Son necesarias algunas habilidades, antecedente experiencia   Con cuidado,
pedir consejo al médico 
Evitar
Bici estática Boliche Ciclismo (en carretera) Ejercicios aeróbicos Béisbol
Baile de sala Esgrima Canotaje Ejercicios calisténicos Baloncesto
Baile Remoergómetro Equitación Danza jazz Fútbol
Golf Caminata veloz Patinaje sobre hielo Tenis (por parejas) Softball
Esquí  de fondo Tenis de mesa Stepper (con prótesis de anca, no de rodilla) Balonmano
Levantamiento de pesas Escalada Jogging
Patinaje sobre ruedas Squash
Ejercicios acuáticos Fútbol
Esquí (bajada) Tenis (individual)
Balonvolea
Fuente:  DeAndrade RJ: Activities after replacement of the hip or knee. Orthop Special Ed 2[6]:8, 1993.

Las informaciones que se proponen no constituyen una consulta médica, no proporcionan asesorías médicas que  sustituyan el parecer de un médico. En ningún caso estas informaciones sustituyen la consulta, el examen o el diagnóstico formulado por el médico.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Archibeck MJ, Surdam JW, Shultz SC, Junick DW, White RE. Cementless total hip arthroplasty in patients 50 years or younger. J Arthroplasty 21: 476-483, 2006
  2. Beaulè PE, Dorey FJ, Hartley WT (2001) Survivorship analysis of cementless totatal hip arthroplasty in younger patients. J Bone Joint Surg 83A: 1590-1591, 2001
  3. Buoncristiano AM, Lawrence DD, Curtis J, Zhinan W. Cementless revision of total hip arthroplasty using the anatomic porous replacement revision prosthesis. J Arthroplasty 12 (4): 403-415, 1997
  4. Callaghan JJ, Forest EE, Sporer SM, Goetz DD, Johnston RC Total hip arthroplasty in the young adult. Clin Orthop 344: 257-262, 1997
  5. Harris WH, Krushell RJ, Galante JO. Results of cementless revisions of total hip arthroplasties using the Harris-Galante prosthesis. Clin Orthop 235: 120-126, 1998
  6. Padgett DE, Kull L, Rosemberg A, Summer DR, Galante JO. Revision of the acetabular component without cement after total hip arthroplasty. J Bone Joint Surg 75-A: 663-673, 1993
  7. Brent Brotzman S., Wilk K.E. Clinical Orthopaedic Rehabilitation2nd Edition. Mosby. 2003: 456 -473

PRIVACY     –     CAREERS     –     CONTACTOS     –     PARTNER     –     CERTIFICACIÓN