Terapias no quirúrgicas

La terapia para la curación de la coxartrosis depende de la gravedad de la sintomatología y del grado de degeneración de los cartílagos. Los fármacos antidoloríficos o antiinflamatorios son útiles para mitigar la sintomatología en las primeras fases de la enfermedad. Sin embargo los efectos secundarios que pueden provocar no permiten su uso prolongado.

Los hábitos de vida como el ejercicio físico (posiblemente de descarga como por ejemplo la bici estática, la natación y la gimnasia acuática) permiten mantener un buen tono muscular y ralentizar el proceso de artrosis. Bajar de peso es obligatorio para los pacientes con exceso ponderal, tanto para disminuir la sobrecarga en la articulación ralentizando la degeneración de los cartílagos, como en previsión de una operación de artroprótesis que reduzca las posibles complicaciones y acelere la fisioterapia posoperatoria.

La viscosuplementación es una terapia de infiltración con ácido hialurónico que mejora la sintomatología y ralentiza la progresión de la enfermedad. El ácido hialurónico se encuentra naturalmente en el líquido sinovial, presente en todas las articulaciones y que desempeña una acción anabólica, antiflogística y analgésica local.

El ácido hialurónico es una molécula de grandes dimensiones con características físicas de viscosidad y elasticidad; a él se le deben los efectos lubrificantes y amortizadores propios del líquido sinovial.

En las articulaciones afectadas por la osteoartrosis el líquido sinovial está más diluido y menos viscoso respecto al que está contenido en las articulaciones sanas, en cuanto el ácido hialurónico está presente en bajas concentraciones. De ahí que el cartílago resulte más expuesto al desgaste.

La viscosuplementación restablece y supera los normales niveles de ácido hialurónico en el líquido sinovial, aprovechando el potencial lubrificante, protector del cartílago y antiinflamatorio de la molécula. Una función ulterior de la molécula introducida en la articulación es la de reactivar la síntesis del ácido ialurónico endógeno por parte de la articulación con artrosis infiltrada.

La viscosuplementación está indicada sólo en las primeras fases de la enfermedad, es decir cuando la degeneración del cartílago sea parcial solamente.

La neurolisis con radiofrecuencias es una terapia del dolor. Consiste en la lesión de nervios sensitivos de la cápsula articular con consiguiente interrupción de la transmisión del dolor. Está indicada exclusivamente para los pacientes que no pueden ser tratados quirúrgicamente.

Las terapias físicas como TENS, láserterapia, terapia con ultrasonidos, raramente resultan eficaces.

PRIVACY     –     CAREERS     –     CONTACTOS     –     PARTNER     –     CERTIFICACIÓN