Terapias no quirúrgicas

Como en todos los casos de artrosis la terapia depende de la gravedad de la sintomatología y del grado de degeneración de los cartílagos.

Los fármacos analgésicos o antiinflamatorios son útiles para mitigar la sintomatología en las primeras fases de la enfermedad. Sin embargo los efectos secundarios que pueden provocar las terapias crónicas con fármacos antiinflamatorios no permiten un uso prolongado de los mismos.

Los hábitos de vida como el ejercicio físico (posiblemente en descarga como por ejemplo la bici estática, la natación y la gimnasia acuática) permiten mantener un buen tono muscular y ralentizar el proceso de artrosis. En particular el mantenimiento de un buen tono del músculo cuádriceps contribuye a ralentizar la inestabilidad. La disminución de peso es obligatoria en los pacientes en sobrepeso, sea para que disminuya la sobrecarga en la articulación y por lo tanto ralentizar la degeneración de los cartílagos, sea en previsión de una operación de artoprótesis para reducir las posibles complicaciones y acelerar la fisioterapia posoperatoria.

Las terapias físicas como TENS, laserterapia, terapia con ultrasonidos raramente resultan eficaces.

La terapia por infiltración mejora la sintomatología y ralentiza la progresión de la enfermedad. Existen dos categorías de fármacos utilizados para la terapia por infiltración: los corticoides y el ácido hialurónico. Las infiltraciones con cortisona están indicadas en caso de notable sintomatología dolorosa. El fármaco dentro de la cápsula articular actúa contra la inflamación de la cápsula articular, disminuyendo o eliminando el dolor articular. La cortisona intrarticular, en caso de terapias demasiado prolongadas, tiene acción degenerativa sobre el cartílago mismo, motivo por el cual no está indicado en pacientes jóvenes. Las infiltraciones con ácido hialurónico están indicadas sólo en las primeras fases de la enfermedad, es decir, cuando la degeneración del cartílago es sólo parcial.

BIBLIOGRAFÍA

1. Knoop J, Steultjens MP, van der Leeden M, van der Esch M, Thorstensson CA, Roorda LD, Lems WF, Dekker J. Proprioception in knee osteoarthritis: a narrative review. Osteoarthritis Cartilage. 2011 Apr;19(4):381-8.

2. Vaquero J, Calvo JA, Chana F, Perez-Mañanes R The patellar thinning osteotomy in patellofemoral arthritis: four to 18 years’ follow-up. J Bone Joint Surg Br. 2010 Oct;92(10):1385-91.

3. Feeley BT, Gallo RA, Sherman S, Williams RJ. Management of osteoarthritis of the knee in the active patient. J Am Acad Orthop Surg. 2010 Jul;18(7):406-16.

PRIVACY     –     CAREERS     –     CONTACTOS     –     PARTNER     –    CERTIFICACIÓNES